Esto empieza a cobrar sentido

9 January, 2015 (08:02) | Xanfarin.com | By Xan

Dejo Laos el 24 para poder atender mi reunión en Hong Kong.

La semana que viene – por fin – parece que firmamos el contrato de colaboración. Un contrato para tres años que promete muchas cosas. En Hong Kong tengo que cerrar otro contrato de colaboración.

Con Münster (aterrizo el 4 de Febrero) y Londres tenemos las cuatro patas de la mesa para mi futuro trabajo.

Intento encontrar un modo de hacer outsourcing con el tratamiento gráfico de los manuscritos. Yo los digitalizaré, pero no puedo dedicarme a retocar y tratar 400 libros. China es la mejor opción para hacer PDFs de mis TIFs (cortar, borrar fondos, ajustar tamaños, aplicar filtros para mejorar legibilidad, etc.).

Los mejores ejemplares que componen “el corpus sagrado”, unos 80 libros, deberían ser convertidos -OCR- a chino tradicional. Es complicado porque por un lado están llenos de gráficos y por otro hay muchas transliteraciones. Para eso necesito a Hong Kong. Y para traducirlos al inglés.

Es un trabajo hercúleo y solo estamos a las puertas, pero por primera vez, es factible.  Mi castillo de arena está cristalizando.

En el peor de los casos, me concentraré en el corpus principal y mi minoría saldrá beneficiada: los libros podrán imprimirse en vez de tener que ser transcritos. En el mejor, haremos historia.

Estoy metido en una vorágine de trabajo a contrareloj con fecha de entrega el 27 de Febrero. Mi cabeza está en cuatro países con realidades y modos de trabajo muy diferentes. China, Laos, Reino Unido y Alemania. Mi conocimiento de los cuatro idiomas es limitado y me hace sentir muy impotente. Necesito correctores para mi alemán e inglés académicos y ya ni intento usar mi chino (además, yo estudié mandarin :p). En Laos todo el mundo me conoce lo suficiente como para entender mi manera de hablar. Y tenemos cerveza Lao, que ayuda a explicar cualquier concepto ;)

Si pudiese volver atrás en el tiempo, a mis años de instituto y primera universidad, me daría una colleja por no haber llegado a los 25 con al menos seis idiomas bien hablados y escritos. Mi vida ahora mismo sería más fácil.

Los idiomas son la herramienta que te permite acercarte al mundo. Alemán e inglés te permiten entender la Europa de hoy en día. Chino, es tu puerta a la Asia del futuro. Poca gente es consciente del esfuerzo brutal que está haciendo China con todos los países del entorno a nivel académico: da miles becas de estudio todos los años que de facto aseguran que las futuras generaciones sabrán chino… y estarán vinculadas a China como Alma mater.

Sin lao, no podría hacer nada donde vivo. Hablar lao te convierte en una persona. Inglés es lo que hablan los turistas  y los turistas no son personas, son tarjetas visa con patas.

Feliz como una lombriz :)

Feliz Año Nuevo desde Laos

4 January, 2015 (08:15) | Xanfarin.com | By Xan

Mañana tengo mi reunión con el Ministerio de Información, Cultura y Turismo de Laos y espero que llenemos de firmas el contrato de cooperación en el que hemos estado trabajando: 30 meses en los que renovaré el museo antropológico provincial, crearemos una red cultural comunicando las principales minorías locales y abriré la Biblioteca de Manuscritos Lanten. Y mi puente, no olvidemos mi puente.

Por fin.

El 23 de este mes inauguramos mi museo y la escuela. Y la exhibición sobre los Lanten en el museo provincial… la primera de diez sobre minorías que hemos acordado.

Y hace unos días recibimos el mail de la Biblioteca Británica en la que nos confirmaban que hemos pasado el filtro de selección y mi proyecto pasa a la última fase. Consiste en el escaneo, reproducción de facsimiles para substituir unos 400 manuscritos Daoistas con entre tres y dos siglos de antigüedad que irán a parar, si mis chamanes así lo quieren, a museos locales para su conservación.

Esta semana estoy visitando los 20 asentamientos en mi provincia para construir una base de datos completa con los manuscritos de más de 50 años. Una locura. Algunos poblados están a muchas horas de motocicleta perdidos en las montañas.

Estoy pendiente de la cooperación con Hong Kong (o con Taiwan). Será nuestro compañero de viaje con la Biblioteca Británica. Sigo trabajando en mi tesis que con el apoyo del Hong Kong (o Taiwan) será mucho más completa. Si la Biblioteca Británica dice ‘no’ en mayo, la terminaré este año para poder volcarme en un post-doc. Si dicen que sí, el año que viene :)

He dedicado un año completo de mi vida a la preparación de este proyecto y si todo sale bien le dedicaré otros dos. Los resultados prometen: biblioteca física y online para consulta de los manuscritos, copias de libros para todos mis chamanes  – viejos y nuevos -, escuelas para la nueva generación de libre (y gratuito) acceso  y un relanzamiento de la región como destino turístico ahora que el caucho está matando el turismo aventura. El museo en mi poblado recibe un euro por visitante: la mitad es para el poblado, el resto para la escuela, mantenimiento, etc. Necesitamos turistas :)

Sigo con mi proyecto “Gafas para todos”. Ahora trabajo con un hospital local y compro las gafas a mayoristas chinos a precios ridículos con lo que el proyecto va viento en popa y he pasado al segundo poblado Lanten más a suplir al hospital que colabora conmigo.

El mayor problema con el que estamos lidiando ahora mismo es el de fondos así que en cuanto me quede mínimamente libre tras hacer la base de datos de libros, me dedicaré a promover los proyectos e intentar conseguir ‘dineros’.

Un euro compra unas gafas. Cinco, un saco de cemento. Seis euros compran 9 metros de metal de 16mm para enconfrado. 10 un display de 200×120 en un museum. 20 un camion de piedras para mejorar un camino. 90 una tonelada de arena con transporte incluído. 200 un tele para mostrar videos. 300 un ordenador para que mis chicos aprendan Chino e Inglés. Mi gente trabaja gratis.

Necesitamos al menos 15.000 euros para poder llevar a cabo el programa de cooperación al 100%.

Hace tiempo que dí el primer paso en mis nuevos proyectos, es el que más cuesta porque no sabes realmente a donde te lleva. Sólo sabes que tienes que darlo para poder avanzar. A lo largo de este último año he comprendido que mis proyectos tienen que avanzar pero que para mí es diferente: mis pasos son como los de un baile… no necesitas avanzar para poder disfrutarlo. Bailar es lo que te hace feliz, aunque no te muevas del sitio.

No es tan importante dónde están tus pies. Lo es dónde termina tu mirada. Dónde pones tus sueños. Dónde está tu centro. Tu corazón.

Em sigue en Bangkok luciendo su uniforme de Lufthansa tan encantadora como siempre. Dando clases de alemán los fines de semana y siempre ocupada pero libre cuando yo lo estoy :) Es curioso como tras dos años juntos me maravillo cada vez que la veo. En tailandés los amantes dicen absurdeces del tipo “te amo como el primer día”. Suena romántico pero es falso. El primer día no era mía. El amor es siempre posesivo :)

 

 

 

 

 

 

 

 

10 años

3 October, 2014 (13:39) | Xanfarin.com | By Xan

Así como hace unas semanas celebraba mi quinto aniversario en Laos, ésta celebro mi décimo aniversario en Alemania. Hace una década que llegué a Münster cargado con 60 kilos de cosas y mi bicicleta sueca. Vine para estudiar.

Mi último vuelo, desde Bangkok, me dejó hace dos noches en el mismo punto de partida: el aeropuerto de Düsseldorf. Con 50 kilos en cosas, la mitad libros. Mi bicicleta sueca, junto con otras cuatro que vinieron después, fue robada. La nueva, duerme en mi despacho. En mi universidad. Vengo para enseñar.

Y me marcho en cuanto termine mis 14 lunes de programa intensivo: a finales de Noviembre me vuelvo a Laos.

La semana pasada abrí mi primera escuela.

Ha costado casi un año de trabajo y va vinculada a un proyecto mucho más grande que busca proteger y ayudar al desarrollo de la minoría étnica con la que trabajo. El Museo y Centro Cultural que inauguré la semana pasada es el núcleo de partida: funciona como templo taoista, escuela, salón de actos culturales, etc.

Como extranjero, recibir una licencia en un país como Laos para abrir un centro en el que se enseñan textos taoístas escritos en chino tradicional ha sido, por decirlo de alguna manera, complicado. Muy muy complicado.

La licencia viene del gobierno, el contrato de la escuela está aprobado por el consejo de ancianos de mi poblado, firmado por el jefe, los profesores y un menda. La policia secreto-turística supervisará que enseñamos el programa oficial. Desde misioneros sin escrúpulos a agentes de las CIA, mi región en Laos ha estado salpicada por mucho indeseables; gracias a los cielos estamos cerca de la frontera con China y no hay ni bombas ni minas como en la zona limítrofe con Vietnam.

Cuando terminen mis clases iré a hong Kong para una conferencia y luego a Laos para abrir otra escuela. La segunda de, espero, muchas.

2015, si todo va bien, lo dedicaré a terminar mi doctorado y a digitalizar manuscritos taoistas que espero duerman en mi museo en el futuro mientras los facsímiles que esperamos publicar ocupan su lugar. La viabilidad y velocidad dependen de que consigamos un proyecto -fondos- en el que empiezo a trabajar en dos semanas. Es un proyecto hercúleo. Pero es éso o la nada: mi minoría está a una generación de perder sus herencia cultural.

Si todo va bien, pondremos mi minoría ‘en el mapa’ y sus manuscritos online :)

Mi prometida en Bangkok es la que peor lo lleva. Como confidente y amante se lleva la peor parte de todo el proceso: mis ausencias y mis lloriqueos. Cada vez que tengo que negociar con el gobierno ella es la que tiene que vérselas con las serpientes que salen de mi boca tras semanas de sonrisas educadas, comidas, cenas, reuniones y cajas de cerveza Lao. Me he convertido en un animal político en el último año, era la única manera de conseguir todo lo que necesito.

Hace diez años sólo tenía claro que mi mundo se me había quedado muy pequeño. No había ‘retos’. Me aburría mortalmente en el sentido literal de la palabra.

Tras dos masters, tres idiomas, una destilería de whisky de arroz, una granja de cerdos, una empresa de diseño web, un museo, una escuela taoísta y dar clases en una universidad alemana… creo que mi conciencia está tranquila.

No necesito más retos. Necesito vacaciones :)

En diciembre/enero espero construir un puente, encofrar un camino, cubrir las necesidades ópticas -gafas- del segundo asentamiento más grande de mi grupo étnico… y disfrutar de unos merecidos días libres con mi chica Thai.

Paso a paso.

10 años. Mi yo de entonces era un niño; no quiero ni imaginar qué deparará la próxima década  xD xD xD

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde Alemania… a punto de volar

21 July, 2014 (08:55) | Xanfarin.com | By Xan

Vuelvo al sudeste asiático en un par de días, literalmente.

Los planes para los próximos dos meses llevan una agenda apretada de trabajo en la que van los pasos para terminar el museo/templo daoista que inicié este año y asegurar que el proyecto es viable para la siguiente fase: una biblioteca digital de manuscritos centenarios daoistas.

El museo está casi listo, falta ‘vestirlo’. Uno de los altares lo construí con mis propias manos. Tuvimos que desplazar dos graneros de arroz… uno de ellos lleno. Un mango -árbol- murio en el proceso.

Todo el pueblo se involucró muchísimo: las mujeres haciendo paredes de bambú, trabajando los cimientos… los hombres construyendo sin parar. Madera de la selva. Mucho trabajo: horas caminando hasta dar con el árbol adecuado que hay que talar… y traer de vuelta.

Pero está hecho.

En dos semanas estaré ocupado preparando la exhibición. Trabajando con mis chamanes en los objetos que queremos enseñar: ellos los construyen, yo diseño las informaciones.

Tengo que ultimar el listado de manuscritos, unos cien en total, que quiero presentar al programa de protección de manuscritos del museo británico.

 

Si todo va bien obtendré fondos para poder dedicarme durante un año a escanear, editar y publicar los manuscritos que mis chamanes usan: los originales irán al museo y las copias irán a todos los poblados… algourgentisimoo porque al margen de la mala conservaciónn en demasiados casos hablamos de últimas copias.

Además del museo-templo y biblioteca hay espacio para la primera escuela daoista en Laos. con cursos multimedia :)

La cantidad de trabajo que este proyecto ha supuesto es inenarrable: el proyecto en sí tiene su cosa, pero llevarlo a cabo en Laos añade unos puntos extras de dificultad.

Estoy bastante contento con los resultados.

Un extraño que mire lo que hemos construido verá una casa tercermundista de pilares de madera (troncos de árbol), paredes de bambú (aplanado y cruzado) y planchas para el tejado. 12×8 en la sala principal y 6×5 en la secundaria, más dos zonas tejadas para cuando llueve. Y un baño :)

Yo veo el trabajo de 500 personas durante meses. El esfuerzo previo, el trabajo burocrático, los permisos, etc. Veo cada clavo y recuerdo quién lo clavó.  Lo hemos construido nosotros, en las montañas del norte de Laos. Es el primero de su clase fuera de China y el primero en Laos.  Quizá no sea las niña más guapa de la guardería, pero es la niña de mis ojos.

No todos los días construyes un tempo Daoista ;)

Interior: paredes que tendrán informaciones y fotos y vitrinas con parafernalia religiosa usada por los chamanes.

Interior: paredes que tendrán informaciones y fotos y vitrinas con parafernalia religiosa usada por los chamanes.

Mi abuela adoptiva y la nueva generación...

Mi abuela adoptiva y la nueva generación…

Vista de varios altares, cada uno dedicado a diferentes rituales.

Vista de varios altares, cada uno dedicado a diferentes rituales.

C360_2014-05-15-21-32-23-708

Uno de mis chamanes preparando un altar Daoista

 

 

 

Imposible comprar tiempo

17 April, 2014 (08:37) | Xanfarin.com | By Xan

Acaba de terminar el anyo nuevo Lao, una semana de celebraciones que deja en panyales cualquier celebración occidental: durante días visitas casa de amigos para celebrar rituales (anudar pulseras de algodón a tus munyecas para reforzar tu espíritu para el nuevo anyo), beber y comer como si no hubiese manyana (con varias invitaciones por día) y ‘banyar’ a todo hijo de vecino, a veces tras ponerlos perdidos de talcos.

El anyo nuevo es tiempo para cerrar contratos, pagar deudas y retomar amistades. Se visitan templos (en mi región en Laos la mayoría es animista, así que difiere del resto o de Tailandia en muchos aspectos). Todo el mundo cree que el cuerpo es animado por diferente números de ‘espíritus’, cuyo número está vinculado a la identidad étnica; espíritus que abandonan el cuerpo en épocas de crisis, accidente o enfermedad, causando o agravando tus problemas… atar esos espíritus a tu cuerpo es la tarea de anyo de nuevo. Mucha gente trae su coche y moto al templo para que los monjes los protegan de accidentes y robos.

En mi caso, tengo mucho trabajo documentando rituales, especialmente los cambios en el ritual. Y celebrando.

Todos los proyectos siguen en el aire, necesito sentarme, centrarme y empezar a buscar fondos. Las cosas en Laos van muy despacio. Sin ir más lejos, renovar mi licencia de investigador me ha costado cuatro meses esta vez, con un mes de estancia ilegal en el país por la incompetencia de la burocracia de la capital y la correspondiente multa por ello. Estoy muy cansado de lidiar con burro-cracias.

Y muy feliz en otros.

Mi calidad de vida, en el sentido más humano de la misma, está millones de anyos luz por delante de la que disfruté en Alemania o Suecia. Desde la calidad de mi alimentación (carne, pescado, verduras, frutas salidas de la granja o la selva) a la organización de mi tiempo (mi vida diaria transcurre en un radio de entre 2 y 15 minutos en moto). El clima… tener tanto sol es un lujo.

Tengo una nueva conexión de internet en casa que aunque lenta -100kb/s- asegura que vuelva a tener cine y video conferencia; 3G en mi Samsung / Nexus 7 es más rápida, pero los picos y el techo de data la hacen un lujo agridulce.

Mis costes mensuales actuales son 5€ de electricidad, 1€ de agua, 15€ de internet y teléfono, 20€ en gasolina… nada que ver con los 200€ (más alquiler…) de Alemania sólo por ‘existir’.

La gente es lo mejor de todo. Desde mis viejos chamanes a las nuevas generaciones.

Por supuesto hay un lado no tan bonito: muertes cada segundo días por ignorancia (mucha gente no sabe usar las ‘recién llegada’ electricidad), enfermedad (el único hospital es un chiste) o gentes sucumben a la peligrosa mezcla de alcohol y motos (scooters con cuatro marchas que superan los 100 km en un suspiro y gente que empieza a beber a las 8AM sentando sobre cajas de cerveza…).

La mezcla de ignorancia científica y religión autocomplaciente (se feliz, muere y reencarnate) produce situaciones absurdas en mi día a día. Soy antropólogo y estudio culturas pre-industriales con especial dedicación a creencias animistas-chamanísticas, pero eso no significa que tenga que creer en ellas: combato la superchería allí donde la encuentro. Mis chamanes se ocupan de tu mente y tu espíritu, para lo demás, cuando no saben, ten mandan al hospital. Nada que ver con los vende-pócimas homeopáticas occidentales.

Y la mayoría de los rituales consisten en sacrificar y comerse un bicho -fuente de proteína- y tomarse un asueto del trabajo unido a mucho apoyo psicológico por parte de tu entorno cercano. Mano de santo si no tienes nada grave; si es grave y no tienes dinero, te mueres viviendo un infierno… o te inflas a opio.

Escribo. Estos meses tratan de escribir. Si logro escribir lo suficiente, todo tendrá sentido.