1 de Mayo: trabajando, que es gerundio

30 April, 2016 (22:00) | Xanfarin.com | By Xan

Ahora mismo debería estar abriendo una botella de cava para ir calentando la entrada de mi cumpleaños. En Alemania se celebra según entra el día, de madrugada: 24 horas de celebración.

En Laos los empezamos a celebrar recientemente. Entre gentes como mi grupo étnico, la fecha de nacimiento tiene valor místico y junto con tu nombre ritual debería ser un secreto.

Usan el calendario lunar… en el que soy aún mayor. Y viven 5 horas en el futuro, con lo que las felicitaciones te van llegando desde el día antes por la noche si estás en Europa :)

 

Para el resto, cuando vives en una economía de supervivencia celebras la recogida de la cosecha de arroz, el día que naciste importa una mierda, importa mañana, no ayer :)

Para mí, el “cava” llegó de manos de dos upgrades y una oferta para mejorar mi billete de avión por a Hong Kong por solo 25€, con lo que en Marzo tuve tres vuelos en clase de negocios: en el primero una azafata preciosa me felicitó cuando vacié mi primera botella de Moët & Chandon, a éso le llamo yo amortizar el billete.

Ahora toca trabajar. Tengo que organizar dos publicaciones en mayo y presentar una propuesta de investigación para Singapor (2017-20). Hay que sembrar para poder cosechar. Cosechar, en el presente contexto, significa irme a pescar la semana que viene :)

Alemania bien, gracias.

Apenas tengo vida social: me levanto y voy a mi oficina donde me entierro entre libros hasta que vuelvo a casa. Todo se reduce a mi secretaria, mi contable, compañeros de trabajo y videoconferencias en las que estrañamente la organización de mi boda es un tema recurrente.

Atrás quedó el tiempo en el que podía dedicar todos los días una o dos horas a entrenar en el gimnasio. Ahora si consigo reunir el tiempo/energias para trotar por la ciudad me puedo dar con un canto en los dientes.

Creo que podré escaparme a La Comarca en Junio: estoy mirando vuelos :)

Entretenido escribiendo artículos :)

21 April, 2016 (20:15) | Xanfarin.com | By Xan

Llevo unos días Münster, Alemania combatiendo la burocracia local lo mejor que puedo para defender mis dineros: un error de alguien cometido el año pasado, 2015, en mi compañia de seguros (la versión local de mi “seguridad social”) me dejó en el buzón hace unos meses una factura de unos 8.000€ que abrí la semana pasada. Creo que he conseguido “neutralizarla”. Otro error de alguien en hacienda cometido en el 2013 me cambió de clasificación de impuestos a pagar aumentando en 400 euros al mes lo que se descontaba de mi salario… estoy en plenos proceso de recuperar verios miles de euros pagados de más.

Y así con todo: saltando de país en país como hago ahora, con una pierna en Laos y la otra en Alemania, la cabeza en Hong Kong y el corazón en Tailandia poco más se puede hacer que deshacer entuertos.

Este año publico dos artículos, uno en un libro, otro en un número especial de un obscuro “journal”. Y un foto-ensayo, online. El año que viene mi libro sobre mis chamanes debería ver la luz.

Mi proyecto con la Biblioteca Británica avanza y espero que podamos extenderlo en el futuro a otros puntos de Laos. Tengo un acuerdo con el gobierno de Laos para tres años. Y una propuesta de trabajo de Hong Kong para llevarlo a cabo. Quizás en Vietnam. Quizás en China. Quizás trabajando con Alemania. Quizás con Singapur.

Llevo cosa de dos años metido en berenjenales académicos de los que  ahora empiezo a salir. Y de los que poco a poco empiezo a sacar beneficio. El mundo académico solo cobra sentido cuando puedes monetizarlo: cuando puedes vivir de tu trabajo. En mi caso, un trabajo que tiene lugar la mayor parte del tiempo en un parque natural de un país tropical, así que no me quejo. Lo siento por mi “huella de carbón”. Mi karma.

Residiré durante un par de meses más en Münster, donde me dedico cual hobbit post-aventura a escribir – y leer – sin parar. La diferencia entre un antropólogo y un vacacionero hipster está en las publicaciones.  Y cuento los días para volver al sudeste asiático, mi “habitat natural” desde hace ya unos años. Una vez que te acostumbras a la comida especiada, es difícil volverse atrás. Soy feliz moviéndome entre las selvas de Laos y las urbes asiáticas.

Vivo desde la distancia y la incomprensión como las cosas se desarrollan en La Comarca, y el Reino por extensión. Sigo sin entender que no se hayan instalado guillotinas eléctricas en todas las plazas mayores (figura retórica: es un decir señor fiscal-defensor). Sigo sin entender que al menos desde la cobardía del voto no se haga pagar a esos patriotas de hojalata que se han dedicado a robar a manos llenas y offshores en Panamá con el apoyo tácito de millones de gillipollas que los arropaban con sus votos y sus palmas.

No entenderé que un payaso pueda presumir de evadir impuestos y millonesd de gilipollas sigan sintonizando sus programas en la televisión y riéndole las gracietas. En un país normal con gente normal los evasores de impuestos se tendrían se esconder de la ira de los que sostienen el estado del bienestar. No entiendo que se haya demostrado por activa y por pasiva que la “corona” es un nido de parásitos faranduleros y el Reino no se haya convertido en La República. No entiendo que haya hijosdeputa viviendo como marahás diciendoós que vivís o habéis vivido por encima de vuestras posibilidades… y asentaís con culpabilidad o señaléis al vecino, como si éste tuviera la culpa de los aeropuertos fantasma y las comisiones al 3%.

Hay muchas cosas que no entiendo. Es lo que me hizo buscar mejores lares hace más de una década cuando los encofradores se metían en pisazos de 200m2 y BMWs como quién compra un combo para una sesión golfa. En todas partes se cuecen habas, hace una dictadura que dejó de ser una excusa.

 

El paso del tiempo me ha dado algunas alegrías como que el psicópata que se hacía pasar por Zor, por mí y por muchos más para robar a sus parejas haya sido llevado ante la justicia. A todo cerdo le llega su San Martín.

Más información aquí:

Hablando de sanmartines: creo que me caso. El año que viene.

Llevo prometido un par de ellos y he regalado un par de anillos. Los últimos a la misma persona. Mi chica se aburre de ellos y hay que variarlos: meteorito siberiano, jade burmés, diamantes de pelotilla, de todo haylo. Aún tengo que discutir el precio de la novia, proviene de una cultura donde la dote, a pagar en oro, aún existe.

La salud bien, gracias. Desde hace un tiempo ni me rompo nada ni me infecto ni me parasitan :) No por falta de intentarlo.

Sean felices, la vida es absurdamente breve.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paso a paso…

16 September, 2015 (15:12) | Xanfarin.com | By Xan

He conseguido el proyecto con la Biblioteca Británica. Han sido dos años muy interesantes, uno de trabajo y otro de esperas y trabajos en paralelo (por si acaso).

Tenemos 18 meses de fondos para digitalizar manuscritos taoistas (1444-1899) en uso. Son únicos en el mundo porque constituten un canon que, siguiendo tradiciones anteriores a la dinastia Qing en China, están siendo usados fieles al formato original, en Laos. Mientras que China y Vietnam forzaron una reeducación y la religión fue ‘desmotivada’ desde el gobierno, en Laos las minorías étnicas en las montañas han mantenido sus ceremonias sin apenas cambios durante siglos. Las ceremonias actuales son fieles a como fueron aprendidas.

Los fondos permitirán digitalizar los manuscritos y producir copias. Por si acaso he dedicado este verano a digitalizar más de 200 manuscritos que están siendo estudiados ahora mismo en Hong Kong.

La cooperación con Hong Kong asegura su catalogación, traducción y publicación de los resultados de la investigación. Varios tomos enciclopédicos con el canón de mi grupo, transcripciones a chino tradicional y traducciones. El primero de este tipo en la historia del daoismo.

Toda los manuscritos estarán online en la página de la Biblioteca Británica, en Alemania -la web del projecto- y en Hong Kong.

Es un proyecto fantástico y con un potencial increible del que espero salgan mas proyectos de investigación. Entre estos, mi posdoctorado en Hong Kong.

Todo bien: tras dos meses en Laos trabajando 24×7 acabo de regresar a Alemania, que se muestra como el lugar perfecto para terminar mi tesis doctoral: probablemente sea uno de los rincones más aburridos del planeta ahora mismo :)

Tras una semana increíble en Chiang Rai, Tailandia, buscando manuscritos taoistas mediavales, chamanes y templos místicos que nada tiene que envidiar a cualqueir película de Indiana Jones. Y otra semana en Hong Kong trabajando con las traducciones de mis libros, Alemania se siente como un monasterio de reclusión en el que trabajar y descansar.

Añoro mi vida en Asia :)

 

 

 

 

 

 

 

Última semana del semestre en Laos

28 April, 2015 (11:00) | Xanfarin.com | By Xan

Entre tormentas, intento dejar listo mi trabajo en Laos.

Proyectos que siguen poco a poco sus pasos y mi propia investigación que espero dé un salto quántico con la colaboración con Hong Kong.

La semana que viene vuelo a Bangkok. Fin de semana de relax y una semana de estancia en Hong Kong, trabajando codo con codo con la élite de estudios taoistas y religión popular china.

Después, a Münster. Esperando noticias de nuestro proyecto con la Biblioteca Británica. Intento no hacerme muchas esperanzas. Según van las cosas, incluso sin el apoyo logístico de la BB, los resultado esperado a un año vista van a ser espectaculares: la primera publicación de un canon taoísta pre-Qin, completo y en uso: más 500 años de antigüedad con videos de mis chamanes cantando sus manuscritos :)

Todo bien en Luang Namtha. Estoy a punto de cerrar un contrato por tres o cuatro años por mi casa por un precio muy amigable (50€ por mes para un loft de 150m2 a la orilla del rio), tras lo cual espero hacer reformas para hacerla más habitable. Mejor dicho, para evitar que cada tormenta me llene la casa de bichos capaces de protagonizar películas de terror. Me he cansado de encontrar geckos ahogados en mis vasos de agua y de limpiar telarañas. Bajar techos, construir dos habitaciones (oficina y gym) y unas paredes harán de mi loft un espacio menos hipsters… y menos ‘salvaje’.

 

 

 

 

 

Año Nuevo en Laos

15 April, 2015 (06:16) | Xanfarin.com | By Xan

Tras varios días de celebraciones por fin puedo concetrarme en mi trabajo. LLevamos una semana jugando con agua en las calles. Vertir agua en cosas y personas en año nuevo sirve como purificación y ‘re-inicio’ del año. Se cierran deudas y pagos. Se renace. El agua limpia cualquier elemento negativo del año pasado y permite iniciar el nuevo como un neonato. Es un reseteo del computo anual kármico :)

Si eres budista.

En el norte de Laos, con 39 minorías oficiales, sólo el 30% por ciento son budistas. Así que los demás nos limitamos a jugar con agua y disfrutar de las camisetas mojadas de las jóvenes lugareñas.

La semana pasada presenté una propuesta para pasar 45 días en Hong Kong trabajando en mi investigación. Intento que funcione como puente para cuando termine mi tesis. Hong Kong es cada día un destino más y más interesante para un post-doctorado.

Dentro de un mes sabremos si nuestro projecto con la Biblioteca Británica recibe el beneplácito del panel internacional de examinadores. Sería un broche fantástico para todos estos años de trabajo.

Estoy esperando las firmas para abrir mi segunda escuela. Esta vez por un año. El proyecto piloto ha sido todo un éxito y la academia de chamanes sigue adelante. Mis chamanes dicen que podemos profesionalizar un programa de dos años y ‘exportarlo’ a todos los poblados para asegurar que la nueva generación puede leer y escribir el chino clásico de sus libros taoistas. A ver :)