Doppelgänger: análisis del Parasitismo

6 December, 2007 (23:18) | Doppelgänger | By Xan

De cómo convertirte fácilmente en huésped (víctima) de un psicópata parásito.

En capítulos anteriores…
Xan | xanfarin.com: Doppelgänger y Doppelgänger: la Motivación
Zor | incoherencia.com: Doppelgänger II

El inicio (en mi versión): una chica contacta conmigo para avisarme de que alguien está “plagiando” mi vida. Me da detalles, y un archivo comprimido lleno de mails y logs de conversaciones. No es un problema de plagio… es una estafa en toda regla que, como descubro, afecta a docenas de mujeres.

La Trama: ahí fuera hay un psicópata estafador haciéndose pasar por un “doble”, mezcla de Xanfarin y Zor, con el fin de (1) seducir mujeres y (2) estafarlas.

A parte de las denuncias que ya están en los juzgados, todo el asunto se ha vuelto “personal”. Una Cruzada.

Zor, las chicas estafadas que se nos van sumando y yo, iremos sacando a la Luz con la efectividad de una bota malaya y en cómodos y amenos episodios, la Verdad.

El Protagonista: un treintañero sin pena ni gloria, gallego (de Marín) de nacimiento, que se hace llamar Alex Bethancourt, Pytr Hádrian Kalinska, Roi, Adrian, Rodrigo, Nogueira, Iglesias, wardog, winter, wayreth, Ravnos, Ravenshill, , Mccloud, belzeebub, razorsiete, wintermute…

Diez años estafando a una media de cuatro o cinco mujeres al año, dan para muchas identidades. Y muchas víctimas.

Si reconoces la estafa o al estafador, o conoces a alguien que haya sufrido una estafa similar, ponte en contacto.

Da igual si eres el gerente del Hotel Consulat del Mar de Valencia y nuestro “gemelo malvado” dejó sin pagar una cuenta de casi 300€, eres uno de los que compraron participaciones de su último proyecto para dominar el mundo o le “prestaste” un móvil que nunca te devolvió: contáctanos y danos tu pieza del puzle, estamos montando uno.

Por separado las estafas parecen “poca cosa”… todo junto, bien listado, organizado y documentado será… el futuro.

_______________


2.- ¿Cómo logra un psicópata estafador que mujeres sensatas e inteligentes se conviertan en potenciales víctimas?


El primer gran error en este tipo de situaciones consiste culpar a la víctima por ser demasiado “inocente” o “confiada” . ERROR. Es como justificar una violación porque la víctima vestía minifalda.

El culpable SIEMPRE es el agresor. La culpa SIEMPRE es del estafador, de la persona que abusa de la confianza, de la persona que miente, de la persona que roba. Y NUNCA de la persona que confía, ama o da.

Acabar metida hasta el cuello en una relación con un psicópata parásito, es un proceso. Las estafas son siempre un proceso, nunca son un evento aislado.

Las cosas no suceden “de repente” en plan hoy eres una persona feliz y mañana un psicópata parásito, al que incluso te has prometido, ha desvalijado la casa a la que tú misma le invitaste a vivir y de la que tú misma le diste una copia de la llaves…

El segundo gran error es pensar que no te puede pasar a ti. ERROR. Si eres mujer, puedes ser su objetivo. Si eres hombre… también. Les puede pasar a tu madre, a tu hermana, a tu novia o tus ex novias, a tus muy mejores amigas.

Y a través de ellas llegará a ti: será tu “nueva familia” y confiarás en él… Todos lo hacen: la gente es buena y confiada por naturaleza.
Nuestro clon maligno es un parásito omnívoro. Si pudiese sacar algún beneficio de tu mascota, se acostaría con ella.


I.- Partamos de que tratamos de una persona con un desequilibrio psíquico grave con unas características que lo alejan de la forma en que una persona “normal” piensa o actúa. Los psicópatas piensan “diferente”. A veces se pierden al pensar, a veces lo hacen en líneas increíblemente rectas, a veces dan saltos cuánticos.
Alguien con Mucho tiempo que “se dedica” a engañar a los demás (y a sí mismo) cada instante de su triste vida.

II.- Partamos de que las “víctimas” son en su mayoría jóvenes mujeres, con carrera universitaria, profesiones liberales y trabajo. Mujeres sensatas e inteligentes.
Incluyo “excepciones” que van desde madres divorciadas con varios hijos a chicas muy jóvenes que aún viven con sus padres. Generalmente todas tienen beneficios económicos que ofrecer, pero el dinero no es el único móvil.

III.- La estafa se extiende a las redes personales de las víctimas: este malnacido suele estar trabajando siempre en “El Proyecto” y permite que la gente compre participaciones o done dinero… Ese dinero sirve para su manutención y para sufragar la siguiente estafa.

Recuerda: Todos podemos ser o somos víctima. Yo lo soy: han usado los contenidos de mi weblog para estafar a docenas de mujeres.


2.1.- Cómo empieza todo: El Anzuelo

Todas estas historias tienen un lugar de inicio común: Internet.
Internet es su “coto de caza”. El espacio desconocido donde cada persona puede ser quién desee ser. El espacio en el que las identidades se circunscriben al uso de un “nick” o alias. O varios de ellos.

En Internet, el lenguaje se reduce a texto: no hay miradas delatoras, no hay expresión detrás de las mentiras. Desparece la ventaja de la inteligencia emocional (de la que los psicópatas usualmente carecen). Al principio, sólo hay texto, quizá intercambio de fotos (que pueden ser falsas o manipuladas).

La historia se inicia siempre “igual”: hay un nicho virtual con un grupo más o menos grande de personas relacionadas entre sí vía Internet. La última vez, el “coto de caza” fue “La Coctelera”.

Pueden ser foros, servidores gratuitos de weblogs, comunidades virtuales de cualquier tipo, IRC, herramientas sociales tipo Facebook… Lo que importa es que haya gente activa “relacionándose” en la Red.

Nuestro tiburón de charco, desde su cómodo sofá, llega al nuevo “ecosistema” virtual, analiza el medio, estudia a los participantes… fagocita comentarios, posts, biografías, detalles sobre gustos y hobbies. Sigue los vínculos que relacionan a todo el mundo…

Estudia la información obtenida. Elige a sus víctimas, y monta su “tenderete virtual”, su trampa de caza… su red de mentiras.


2.2.- Como atrapa a sus víctimas: la Jauría

Jauría es un término perfecto: nuestro psicópata estafador caza “en grupo”.
Un grupo de personajes de ficción creados por él: es como si todos los actores de Ocean’s Eleven fuesen sólo una persona. Siempre es él, pero usa a la vez varias identidades.

Cada personaje o identidad tiene sus weblogs, publica comentarios, participa en chats o debate en foros…Son “autónomos”. Deja comentarios en webs que sabe que sus víctimas visitarán o en sus propios espacios personales. Crea debates entre sus propias creaciones para exhibirlas(se)… Genera interés, dirige la atención, recaba información.

Repito: siempre es él. Siempre es uno. La labor de logística que realiza para orquestar sus estafas es enorme.

Es un titiritero que da rienda suelta a su esquizofrenia sacando personalidades múltiples en forma de yo-virtuales que crean una red de (1) espionaje y (2) manipulación cuya única función es atrapar a su nueva o nuevas víctimas.

En una micro comunidad virtual de treinta miembros, al menos cinco, podrían perfectamente ser él.

Mientras “una personalidad” se asegura de conocer tus gustos y deseos, por donde sales de fiesta, qué lees o vistes y dónde compras tus libros o ropa… otras se convertirán en tus nuevos confidentes, asesores expertos en algún tema… Todas ellas en poco tiempo pasarán a ser tus nuev@s mejores amig@s en Internet.

Ahora, con el trabajo de campo realizado, puede aparecer el auténtico cazador: Sabrá TODO sobre ti y sus “otros yo” le ayudarán a hacerse contigo.
Siempre sabrá qué piensas, deseas, proyectas, sueñas… porque alguno de los clones se encargará de interrogarte “casualmente”.

Lo dicho: ataque en jauría. Es una estrategia de grupo. Es un psicópata. Un psicópata que no tiene trabajo. Que no hobbies. Que no tiene vida.
Un psicópata que dedica 24 horas al día todos los días de su vida a este “juego”, “negocio”, estafa.

Espero que se entienda hasta qué punto las víctimas son vulnerables: no es cuestión de confiar en una persona… es un grupo entero de “gente” el que construye la trampa.

Una trampa muy grande, que ocupa mucho tiempo y esfuerzo. Una trampa que se depura y mejora con cada nueva estafa.


2.3.- La seducción: o qué pintan Xanfarin y Zor en todo esto

Nuestro psicópata querría ser (cree ser) un Will Hunting, un Jason Bourne, un James Bond o el mismísimo Elvis Resucitado. En su delirio cree ser un superdotado por encima del bien y del mal.

Nuestro psicópata estafador necesita (1) crearse y mantener un “personaje” seductor para estafar, y (2) ingentes cantidades de contenidos para mantener sus trampas (weblogs, comentarios, mails, chats) rebosantes de ideas y textos “originales”.

A falta de algo mejor, va por la vida de Xanfarin y/o Zor. ¿Por qué nosotros?


i.-
Ambos llevamos vidas No-U [No Usuales]. Los dos somos bastante excéntricos, extremos y poco heterodoxos en algunos (muchos) planteamientos vitales. Y viajamos Lejos. Y hacemos Cosas Absurdas. Y más importante aún…

ii.- desde hace seis años (man)tenemos nuestros weblogs online.

Weblogs bien surtidos con narraciones sobres nuestras vidas y circunstancias. Y un montón de pensamientos y anécdotas esperpénticas. Y paranoias personales. Y sueños. Y relatos. Y etc. Weblogs con muchísima información y muchas fotos.

Son como tener un supermercado lleno de ideas y de contenidos de todo tipo al alcance de la mano. Desde los diarios de nuestros viajes hasta material para pesadillas o cuentos ñoños.

Nuestros blogs son el combustible con el que este envidioso malnacido vuelve interesantes sus mentiras (su vida).

Su modus operandi: se despierta, copia uno de nuestros post entero y lo manda vía mail a su chica/víctima como si fuese algo súper guay que se le acabase de ocurrir entre las dos magdalenas del desayuno. Puede mandar un cuento a media mañana y luego “sus” recuerdos de un viaje al sudeste asiático que le vinieron a la cabeza a media tarde por casualidad… De hecho, suele mandar el mismo mail a las cinco chicas con las que “sale” (estafa) a la vez.
Rellena sus weblogs con nuestros contenidos. Escribe comentarios en otras webs copiándonos.

Fácil, rápido e impresionante: seis años de las vidas de dos personas hiperactivas listos para ser usados al gusto.

Sólo tiene un último problema con el que lidiar en este proceso de seducción: el choque con la realidad. Hay un momento en el que el encuentro real se produce: las chicas acaban por conocer a nuestro fofo psicópata estafador.

Es un momento de decepción. Casi todas las víctimas coinciden en lo mismo: físicamente es un chasco.

Alguien que se pasa el día haciendo deporte (patinaje, escalada, es experto en artes marciales…) debería tener un cuerpo más “trabajado” y no parecer una “couch potato”.

Aquí, por desgracia en este caso, entra en juego el sentimiento de culpabilidad por tener pensamientos tan superficiales y toma el control el dicho “lo que importa es el interior y bla bla bla”.

Sólo que el interior, en este caso, es un plagio. Es un psicópata enmascarado.

El “mal” ya está hecho: la chica se ha enamorado de un personaje de ficción.

La estafa empieza.


2.4.- La Estafa: cómo saca los cuartos a sus víctimas


Fase “Generosa”:

Nuestro psicópata estafador siempre va de genio triunfador: brillante programador, estratega militar, dueño de una cadena de cyber-cafés, creativo publicitario… El éxito le acompaña en cualquiera de sus fantasías.

Al principio de las estadas se muestra generoso, espléndido y desprendido, lo que hace que la gente baje la guardia y socialmente sea mejor aceptado.
Regala móviles a los “nuevos amigos”, invita a copas, cenas, noches de hotel… Hace muchos regalos y muchas promesas. Es un encantador de serpientes.

Recordemos que este malnacido carece de estudios o profesión. Que dado que se dedica a las estafas, está en busca y captura y no puede usar tarjetas de crédito, firmar contratos de trabajo o alquiler… Vive como un sin papeles y sobrevive parasitando.

Los regalos que hace, tales como móviles, pulseras… etc., y el dinero que se gasta, pertenecen a otras personas. Es un mero intermediario. Un experto en hacer circular bienes entre las diferentes víctimas.
El teléfono que regala hoy, se lo prestaron ayer; el nuevo anillo que ha regalado en la ciudad A se lo robó o tomó prestado para grabarlo a una víctima de la ciudad B… y así sucesivamente. Sólo cuando todo explota, nota la gente las pérdidas.

En esta fase, las relaciones se afianzan y profundizan emocionalmente. Él dedica muchísima atención a sus víctimas.
Suele durar unos meses hasta que el anzuelo está bien clavado en el cielo del paladar, entonces llega la siguiente fase…

Fase “Cancerosa”:

Las excusas para pedir dinero empiezan a aflorar: desde que necesita una transferencia de capital de emergencia para acabar uno de “sus proyectos” hasta que se le rompió el portátil y necesita urgentemente uno nuevo.

La atención empieza a disminuir: dice hacer muchos viajes, ya no manda tantos mails, no hay tiempo para chats…

Antes las dudas, sospechas, suspicacias o negativas, aparecen las enfermedades terminales –cáncer- o accidentes cuasi mortales.

Esto indica que la estafa llega a su cenit. Es el momento culminante de todo el proceso.

Empiezan a morírsele familiares (tiene una familia muy numerosa…), lo que además de ser una excusa perfecta para pedir dinero, le “obliga” a viajar o “desconectar” durante largas temporadas de tiempo.
Lo que suele significar que otra víctima está en camino y se necesita tiempo (y dinero) para preparar la nueva trampa.

Él también suele enfermar de cáncer (sufre una fascinación total por esta enfermedad). También suele acabar teniendo algún accidente casi mortal (visitando a sus familiares enfermos…).

Como nota orientativa: es un tipo bastante sano cuyo único problema “serio” parecen ser las rodillas. Tiene fobia a las hipodérmicas y un vocabulario sobre temas médicos bastante elaborado.

Llegados a este punto, cuando la víctima ha dejado de ser “divertida”, el dinero se acaba o aparece la “siguiente”, llega el momento de “ordeñar”: dinero para el tratamiento, dinero para pagar billetes de tren o avión y que lo visite su familia, dinero, dinero, dinero…

La persona que quieres, o alguien cercano de su familia, se está muriendo y te necesita. A ti y a tus recursos financieros.
Si está hospitalizado (por cáncer o algún accidente casi mortal) es alguna de sus identidades la que se pone en contacto para informar e incluso pedir dinero.

Evidentemente, nadie se lo niega. Es un truco infalible.

Evidentemente, nadie pide facturas a su novio o a su prometido, enfermo con cáncer, cuando le presta dinero, así que luego siempre es muy complicado demostrarlo todo.

Esta es su estafa.


Tipos de víctima:

Básicamente tres:

1.– Víctima “primaria o huésped”: totalmente parasitada. Es la mujer que lo acoge en su casa y le da techo.
Le paga la comida, el alquiler, las cuentas de teléfono e Internet. Dependen de la ciudad en la que este tipo quiera residir: usualmente es Madrid. Cuando tiene que huir después de ser pillado o desea un cambio de aires, se muda a Barcelona u otras ciudades grandes.
Estas víctimas son las que más “le duran” en el tiempo, y las más explotadas.
Llega a “prometerse” si es necesario mantener el engaño. Entre ellas se desarrolla algo parecido al síndrome de Estocolmo y son las más reacias a denunciar.

2.-Víctima “secundaria o satélite”: mujeres repartidas por toda la geografía española con las que mantiene relaciones a distancia y encuentros esporádicos. Ellas, por supuesto, creen ser “la única”; la “elegida”.
La estafa, en este caso, siempre consiste “sacarles” variables cantidades de dinero, generalmente en forma de préstamos personales. Estas mujeres son las que lo “mantienen”, las que sustentan su fase “generosa”.
Si es posible también les saca teléfonos móviles, portátiles o cualquier juguete tecnológico en forma de préstamo, regalo o sencillo robo. Las cantidades no son millonarias, y aunque son las que quieren su cabeza en una bandeja, sus denuncias no son -individualmente- tan poderosas como para conseguirla.

3.- Victima “terciaria o colateral”: conocidos “virtuales”, amigos, familiares o afines de las víctimas. Son las fuentes de información usadas para “cazar” a la víctima. Y los que acaban pagando por el privilegio de tener acceso a las participaciones o acciones de las empresas o proyectos de este estafador. O los que ceden sus móviles. O prestan dinero…

Siempre hay un proyecto que le tiene “muy ocupado”, llámese Mute, Arpoon
La idea es “venderlo” y hacerse rico. Algo que, evidentemente nunca ocurre, pero que siempre le permite sacar tajada de estos nuevos conocidos.


2.5.- El final de la Estafa: Cómo suele acabar todo

Llegados a este punto de relación, muy enfermizo (y no lo digo sólo por el siempre presente cáncer), la relación se rompe (si no se ha roto ya) por un motivo o por otro: necesita más tiempo para su terapia, para su familia… O pasa de seguir comunicándose y corta todo contacto. O es pillado en las estafas. O se muere.

El resultado final cíclico siempre es el mismo: desaparece de Internet.

Desaparecen sus weblogs, sus cuentas de correo, sus números de teléfono. Desaparecen sus identidades falsas…

Se rompe todo el contacto. Quizá se mude ciudad.

Y al cabo de un tiempo, una chica conocerá a un chico súper especial por Internet… un chico brillante: un programador. Que habrá viajado mucho, hablará muchos idiomas. Nacido en Jordania. O en Rusia. O en Francia. Residente en Suiza, en Irlanda, en Italia, en Alemania… Que patina, hace escalada y escribe cuentos en las frías noches de invierno. El chico le regalará un anillo de oro blanco y pronto querrá visitarla por primera vez. O quizá sea al revés.

Es como una pesadilla que se repite una y otra vez.

Que se repetía.

Esta vez, Alex Bethancourt, Pytr Hádrian Kalinska, Roi, Adrian, Nogueira , wardog, winter, wayreth, Ravnos, Ravenshill, , Mccloud, belzeebub, razorsiete, wintermute… o como quieras hacerte llamar, esta vez… vamos a asegurarnos de que sea la última.